El presidente de CETM Multimodal ha analizado el estado del sector en la revista Transporte Profesional y ha recordado como no dudó en sumarse a esta asociación para defender los intereses de la especialidad.

En un artículo en la revista Transporte Profesional, Juan Castellet ha relatado como surgió CETM Multimodal, con la intención de dar respuesta a las necesidades de esta especialidad e impulsar su actividad. Desde un principio, la asociación contó con el trabajo y esfuerzo de Borja de Torres y Ramón Vázquez, a los que Castellet se unió para defender el papel del transportista por carretera y reclamar a las administraciones más medidas para fomentar la multimodalidad.

 

Sobre situación actual del transporte multimodal, Castellet considera que “hay una clara evolución favorable a considerar alternativas al transporte por carretera”.

“No hace demasiados años se consideraba al barco y al ferrocarril como una amenaza para el transporte, pero esa actitud ha cambiado”, afirma.

Para Castellet se ha producido un cambio en la mentalidad de los operadores del sector, que ya ven con buenos ojos al ferrocarril como alternativa. Sin embargo, el presidente de CETM Multimodal recuerda que en España esta modalidad sigue disminuyendo su actividad y, por ello, considera que urge revisar esta cuestión. “Está claro que, en el ámbito estatal, no estamos haciendo bien alguna cosa“, insiste.

 

Señala la falta de un sistema ferroviario más fuerte o la escasa oferta de líneas short sea shipping como algunos de los principales desafíos a los que debe hacer frente el transporte multimodal y, recuerda, que la caída de la actividad también se debe al incremento de los precios “no acordes con  la evolución del mercado del transporte”.

 

Sin embargo, a pesar de estos sin sabores, Juan Castellet se ha mostrado optimista y confía en que desde las Administraciones se tomen medidas para dar la respuesta adecuada ante la falta de conductores profesionales, las limitaciones en los descansos o los objetivos de descarbonización establecidos para 2030. “Hay que marcar unas líneas de actuación y definir unos presupuestos y objetivos específicos para el desarrollo del transporte ferroviario de mercancías”, reitera.