La CETM pide al Gobierno un criterio común para que puedan abrir restaurantes de carretera y áreas de servicio | Confederación Española de Transporte de Mercancías

Ante las nuevas restricciones, la gran mayoría de Comunidades Autónomas permiten la apertura de los establecimientos de restauración que se encuentran en carreteras y áreas de servicio, con el objetivo de poder prestar servicio a los profesionales del transporte y otros trabajadores esenciales.

Sin embargo, cuando España está sumergida en la tercera ola de la pandemia y el tiempo transcurrido desde marzo de 2020 debería haber sido suficiente para no volver a cometer los mismos errores, los transportistas aún se encuentran con regiones en las que no se ha establecido ninguna excepción para este tipo de establecimientos, como es el caso de Murcia, y otras en las que solo se permite el servicio para llevar, como ocurre en Galicia.

Las reclamaciones de la CETM

Desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) consideramos que es inadmisible que se permitan este tipo de acciones y que, una vez más, las Comunidades Autónomas dejen a los profesionales del transporte sin lugares en los que puedan comer caliente o acudir a los aseos. Resulta agotador tener que recordar constantemente que los conductores son esenciales, pues de las empresas de transporte depende que se garantice el mantenimiento de la cadena de suministro.

Los profesionales del transporte merecen que se les trate de la mejor manera, gracias a ellos no falta nada en hospitales, farmacias, supermercados y comercios, gasolineras, etc.

Por tanto, la CETM pide que las Comunidades Autónomas que aún no han facilitado estos servicios al sector rectifiquen y permitan la apertura del interior de estos establecimientos y garanticen el bienestar de los profesionales del transporte de mercancías y otros trabajadores esenciales.

Asimismo, consideramos que el Gobierno Central debería establecer un criterio común, obligando a las CC. AA a abrir los restaurantes de carretera y áreas de servicio siempre, con independencia de las restricciones que se establezcan, puesto que es indispensable que no dejen desamparados a los trabajadores esenciales.